viernes, 7 de junio de 2013

Tres meses. Lactancia materna, nuestras dificultades.

Cuando empecé a plantearme en serio la maternidad ya tenía bastante claro que el pecho me parecía la mejor opción a la hora de alimentar a un recién nacido. Todo lo que leí desde entonces me convenció aun más de los beneficios de la lactancia materna. Aprendí, al menos en teoría, cómo funciona el pecho, la producción de leche, la importancia de amamantar a demanda... Pero creo que asumí que, al ser algo natural y de lo que todas las mujeres somos capaces, sería algo muy fácil, que funcionaría solo.

Garbancito cumple hoy tres meses (¡madre mía, cómo pasa el tiempo!) y nunca ha comido ni bebido nada más que lo que sale de las tetitas de su madre, que no debe ser poco dado que el niño aumenta muy bien de peso y talla. Normalmente me siento muy bien cuando amamanto a mi bebé, me emociona tenerle en brazos y ver lo seguro y feliz que él se siente en ellos. Me encanta la carita que pone a veces cuando empieza a mamar, supongo que cuando le llega la primera leche a la boca: sube las cejas y entrecierra los ojos como diciendo "Mmmm qué rico". Una cara de placer total. También es una gozada cuando sin dejar de mamar me mira con esos ojillos azules... Una pena que siempre haya una pezonera de silicona de por medio.

Las usamos desde que nació. Bien porque tras una cesárea con anestesia general no me lo puse enseguida al pecho (hizo el piel-con-piel con su papá), bien porque nació con una boca pequeñita pequeñita (herencia materna, que su madre, que soy yo, siempre ha tenido "boquita de piñón"), o por algo de frenillo, o por falta de técnica o de insistencia... sea por lo que sea nunca hemos conseguido que se agarre al pecho sin pezonera. El personal de maternidad intentó ayudarnos con la postura en el hospital, también la enfermera pediátrica y la matrona del centro de salud, y acudo cada semana a una reunión de un grupo de lactancia, pero nunca lo hemos conseguido. El pasado lunes acudí también a otro taller de lactancia en una ciudad cercana, para comparar y ver si me ofrecían alguna información nueva. Sé que con pezoneras o sin ellas mi bebé saca suficiente leche, pero las tomas son muy seguidas durante todo el día y bastante largas.

He estado probando varias cosas para que el bebé se enganche el pecho: ofrecérselo sin pezonera cuando tiene mucho hambre, ofrecérselo cuando está más tranquilo, quitarme rápidamente la pezonera en medio de la toma, ir cortando poco a poco la pezonera, dejar que sea él quien busque el pezón, abrirle la boquita y meterle el pecho, tumbarle boca arriba y ofrecerle el pecho desde arriba, intentar que mame medio dormido, ir cambiando de modelo de pezonera... Todo lo que me han dicho o he leído en internet lo he probado.

Usar las pezoneras es bastante incómodo, con lo fácil que debe ser sacarse la teta y punto, sin hacer malabares sujetando al bebé a la vez que te colocas el plastiquito, lavándolas cuando terminas, llevándolas siempre detrás cuando sales, etc. Una de las cosas que más me preocupaba, y sobre lo que me han tranquilizado en los grupos de lactancia, es que el bebé no estimulase suficientemente el pecho y éste no produjese la cantidad creciente de leche según aumentan sus necesidades. Se produce más leche cuanta más leche se extrae, sea como sea, por eso usar el sacaleches también estimula la producción de leche. Vale, ya sé que incluso si no consigo eliminar la pezonera podría amamantar a mi hijo todo el tiempo que ambos queramos. Venden pezoneras de varias tallas, así que una preocupación menos. Pero es que además de incómodo es algo doloroso. Y no es un problema de mala postura; todo está bien: barriga con barriga, cabeza recta y ligeramente hacia atrás, labios hacia fuera...  Muchas pensarán que dar el pecho con pezoneras no puede doler ya que su principal uso es el de reducir el dolor cuando se han producido grietas, pero una cosa es usarla un par de días (y seguro que comparado con lo que deben doler las grietas se nota muchísimo alivio) y otra es usarlas cada día en todas las tomas, siendo estas tan largas y  con tan poco tiempo entre ellas. Los pezones están siempre irritados. Hablando con otras madres del grupo de lactancia muchas decían tener esa sensación las primeras semanas, pero desapareció conforme el pecho se acostumbró. Además, hay tomas en las que el bebé succiona con más fuerza y eso produce pequeñas ampollitas en el pezón, allí donde están los agujeritos de la pezonera. Resumiendo, que son una lata y encima duele.

Voy a seguir intentándolo. Cuando el bebé esté relajado, sin demasiada hambre, incluso medio dormido es el mejor momento para ir probando. De momento se echa hacia atrás en cuanto no detecta la pezonera, y cierra la boca. Al segundo o tercer intento se pone tenso, se enfada, acaba llorando si no le pongo la pezonera. Por lo menos ya no me siento culpable cuando acabo cediendo y me la coloco. Pensaba que a lo mejor era mi culpa por no insistir lo suficiente, por ablandarme ante sus lloros, pero ya me han explicado que sólo lo conseguiré si él está tranquilo.

A estas alturas son realmente dífíciles de quitar, lo sé. Es cuestión de paciencia, mucha paciencia, y de que quiera la casualidad que en uno de aquellos intentos mi niñito se agarre, pruebe el pecho sin intermediarios y nunca más se conforme con otra cosa. Espero poder contarlo algún día.

13 comentarios:

  1. Te felicito por los tres meses de lactancia, ya verás que al final acaba mamando sin pezonera. En mi caso era al revés, según como estuviese él aceptaba o no la pezonera, normalmente no la quería... y me aliviaba muchísimo usarlas. Al final lo importante es que la lactancia está siendo un éxito. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, por lo menos podemos disfrutar de la LM!

      Eliminar
  2. Guapísima, ains qué alegría leerte!!! Verás que conseguirás quitar las pezoneras!!! Os mando un besazo enorme, en especial al peque!!

    Muassss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora mismo se lo doy de tu parte guapa! :-)

      Eliminar
  3. Pide al Pediatra que revise el frenillo de garbancito, sí es muy chorro mejor que se lo arreglen ya, yo tengo un pequeño problema de pronunciación ahora por el frenillo corto.
    Para tus pezones doloridos usa zanahoria rayada, la pones un rato sobre el pezón y voila! Te sanan mil.
    Espero que puedan continuar por mucho tiempo la lactancia, duele a veces pero es un placer ver cómo nuestros bebés crecen sanos.
    Un abrazo y buenas vibras, lo vas haciendo muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras y tus consejos.
      Ya se lo miraron lo del frenillo en el hospital a los pocos días de nacer. Tiene un poco pero me dijeron que no era suficiente para que ese fuese el problema. Aún así, puede que lo volvamos a consultar por el tema que comentas de la pronunciación. Lo de la zanahoria lo probaré mañana mismo.

      Eliminar
  4. A mí me alucina eso de las pezoneras. Ya verás cómo en cualquier momento lo consigues. Con paciencia y perseverancia todo se puede. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola Mami!!!

    Me siento muy identificada contigo y te entiendo aunque mi experiencia varió un poco.

    torbellino cogio el pecho a pesar de nacer por cesarea de urgencia (no cabía a pesar de estar dilatada y hubo que sacarlo por la barriga)..me durmieron porque no me hacía efecto al epidural al menos hasta el punto que ellos querían: que yo no sintiera sus pellizcos en la barriga y al sentirlos y estar todo ya tan complicado: me durmieron.

    Cuando desperte y pude ver a torbellino (pasaron casi 3 horas) el niño estaba loco buscando consuelo. En cuanto llegue a la habitacion mi madrina me lo puso al pecho y se agarro a él como si su vida dependiera de ello. Lo hacía con tanto impetu que se me abrieron las grietas en poco tiempo.

    Muchas veces me da a mí que nos dicen que si el frenillo, que si la postura bla bla bla..y yo creo que llega el punto que puede ser que el niño sea telita de bruto. Porque el mio estaba bien cogido, buena postura, etc.. osea, que no supieron decirme por que.

    conforme a las grietas, me dijeron que eso se iba quitando, que era normal, pero no fue así.
    Torbellino estuvo al pecho durante 10 meses (que ya empezó a morder mas que a comer y era una distracción para el..a pesar deque yo sí quería seguir con la lactancia..) y esos diez meses fueron para mí bastante malos aunque no te engañaré: me compensaba tenerlo en esos momentos que tú has descrito que te mira, que disfruta, del calor, etc...

    La matrona acabó por recomendarme las pezoneras y gracias a eso pude estar tantos meses dándole porque sino hubiera sido imposible seguir ya que no me daba tiempo a recuperarme entre darle a el y sacarme leche ( que me abría tambien las grietas y vamos.. habían biberones con un color rojizo de al sangre que salía al funcionar el sacaleches ) y cada vez estaban peor.

    Me seguían doliendo con la pezonera, y a Torbellino le daba igual con o sin..él cogía y sacaba petróleo vamos... Ya una vez tenía la grieta abierta, me quitaba la pezonera porque no dolía tanto y era soportable. El problema era cuando se abría la raja que estaba cicatrizando..

    con esto decirte que no te desanimes, poco a poco podrás ir quitandola y sino..no te precipites.

    Ojo con lo del frenillo que curarselo es hacerle una raja debajo de la lengua.. a mi con jose tambien me dijeron que tenía frenillo (por lo de la lactancia) y yo..no le noto nada raro al niño de momento y si lo tiene pues nada.. De todo tiene que haber en este mundo,no?

    Animo y paciencia. No podemos ser perfectas y ellos tampoco. Asi que si él come bien con pezonera, es lo importante. No te desanimes y confía en tu instinto. Te sorprenderá mas de una vez (a mí me pasa a menudo jeejejejeje).

    Un besete!




    ResponderEliminar
  6. no ve ocmo me he enrollao !! ajajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nooo, al contrario. Me gusta mucho conocer vuestras experiencias. Madre mia qué dolor las grietas! Me duele de imaginarlo!

      Eliminar
  7. Ufff!! a mi me costo muchisimo poder amamantar a mi hijo,es que el simplemente no lo hacia y yo no tenia nada de leche, tanto asi que se me puso amarillo y fue terrible y angustiante tener que hospitalizarlo, ahora se que soy mala dando leche y si tengo otro bebé lo primero sera darle una mamadera con formula, aunque no me guste.pero pasar por lo mismo seria terrible!! espero que la segunda ves me vaya mejor!!
    Lo bueno es que en tu caso has podido amamantarlo 3 meses ya, y yo creo que seguiras haciendolo..mucha pasciencia.

    Te he dejado un premio en mi blog!! haber si te animas!!

    y a sido un gusto conocerte.

    Muchos besitos

    ResponderEliminar
  8. Gracias por pasarte por aqui y comentar Danny. Garbancito nació algo amarillo però gracias a que mamaba (y sigue mamando) tan seguido eliminó la bilirrubina eñ pocos días.
    Me paso enseguida por tu blog, muchisimas gracias por el premio. Disculpa si no lo publico pero si antes ya se me acumulaban por falta de tiempo ahora con el peque ya es imposible. Pero lo agradezco igual.

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?